El mejor sistema educativo del mundo, ¿Finlandia? 2

aprendizaje-del-fenomeno

Difunde sin miedo
  • Yum

Hola:

Desde hace tiempo venimos oyendo que Finlandia posee, si no el mejor, uno de los mejores sistemas educativos del mundo. Los informes PISA así lo han ido revelando a lo largo de los últimos 15 años.

Sin entrar en las peculiaridades y mecánica de este tipo de informe, alabado por muchos y discutido por pocos, lo cierto es que sirve como medida evaluativa, a la par que del conocimiento del alumnado, de las bondades y miserias de los sistemas educativos de cada uno de los países que participan en él.

Pues bien, el pasado día 1 de diciembre, percibí una noticia publicada en www.bbc.com en la que se podía leer que Finlandia preparaba un cambio radical en su método de enseñanza. Una variación, con ánimo de mejora, que establecía la abolición de las distintas materias educativas, entendido esto como la ausencia de temario en las mismas.
Este nuevo sistema, conocido como phenomenon learning y que podría traducirse literalmente como “aprendizaje del fenómeno”, avanza un salto cualitativo en el método de enseñanza.

 

Ahora, en lugar de adquirir conocimientos aislados sobre diferentes materias, el papel de los estudiantes es activo. Ellos participan en el proceso de planificación, son investigadores y también evalúan el proceso

A partir del próximo curso, en 2016, se dirá adiós a las tradicionales clases que forman el arco formativo y serán reemplazadas por proyectos educativos, en los que la participación del alumno tendrá un peso sustancial, incluso, tal como indica la noticia: “los alumnos se apropiarán del proceso de aprendizaje”

Y por si quedara alguna duda, el gerente de educación de Helsinki, Marjo Kyllonen, concluye: “Ahora, en lugar de adquirir conocimientos aislados sobre diferentes materias, el papel de los estudiantes es activo. Ellos participan en el proceso de planificación, son investigadores y también evalúan el proceso”

Se trata pues, según el responsable finlandés, “de aprender mediante la experiencia”. Bonito, ¿no? Suena bien, pero, ¿a qué experiencia hace referencia?
Quiero pensar que al referirse a experiencia, debe hacerlo desde una perspectiva experimental; aprender mediante la experimentación, a través de la práctica. Es lo que dicta el sentido común y hasta ahí pudiera haber una mayoría que estuviese de acuerdo.

Ahora bien, la noticia amplía la información con el caso de unos niños de cuarto grado –escolares de temprana edad- que decidieron con su profesor trabajar sobre el fenómeno de los teléfonos inteligentes; y añade: “Dijeron que les gustaría saber sobre la historia del desarrollo de la telefonía”.
O sea, es el alumnado quien “sugiere” los currículos de las asignaturas que conforman cada curso escolar. ¡Cómo si fueran versados licenciados que perciben cuáles son los temas sobre los que se debe estudiar!
Junto a todo ello se suma la sinrazón de ser los alumnos quienes “evalúan el proceso”, dando lugar a una curiosa “experiencia colaborativa”.
Quiero interpretar que sólo evalúan el proceso y no el resultado.

Por supuesto, se han alzado voces en contra del proyecto, que dio sus primeros pasos hace un par de años, criticando la falta de control que supone para el profesorado y su desarrollo como mero actor secundario. Un trabajo, no basado en la solemnidad de la exposición, sino en la simple mentoría del educador.

Modificar el sistema por éxtasis sugerida, considerando a los escolares como prácticos universitarios preparados para la investigación es un graso error. Ni la edad lo permite, ni tampoco el intelecto.
Por otro lado, rebajar el trabajo instructor del profesor, a mero colega participativo, resulta asimismo negativo.

Incluso algunos seres irracionales necesitan observar el proceder de sus congéneres mayores para aprender. Son los adultos, aun sin pretensión educativa, los que enseñan a los nuevos. Luego, cuando ensayado lo visto, la experiencia proporciona cualidades, se perfecciona lo aprendido inicialmente.

 

…se han alzado voces en contra del proyecto, que dio sus primeros pasos hace un par de años, criticando la falta de control que supone para el profesorado… Un trabajo, no basado en la solemnidad de la exposición, sino en la simple mentoría del educador

Desde hace tiempo, diría yo que varias décadas, se ha ido repulsando la labor del maestro en su día y la del profesor últimamente.
Por el contrario, ha aumentado el protagonismo, cuando no la autoridad del alumnado en el modelo educativo y cada vez desde más temprana edad.

Detrás de todo lo anterior cabe suponer, sin ánimo de resultar malpensado, que se pretende crear una nueva sociedad, pensante pero sin conocimiento. Lo que llevado a las últimas consecuencias pudiera acabar en un saber exclusivamente teledirigido desde un oculto pináculo, con la perversa intención de excluir de las conciencias el ánimo aristotélico de la ética de las virtudes.

Y con respecto a todo ello, ¿qué opinan los padres?

Saludos.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on RedditShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someone

Difunde sin miedo
  • Yum

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 ideas sobre “El mejor sistema educativo del mundo, ¿Finlandia?

  • Filip Gala

    Me pareció el post muy interesante en un principio y demasiado ocurrente en el final. No obstante es interesante que haya personas debatiendo estas cuestiones.

    La experiencia que se quiere proponer desde Finlandía no es novedosa en tanto en cuanto que ya ha habido intentos en Estados Unidos de optar por metodologías parecidas. Por tanto, tirar de la manta “conspiranóica” para criticar un proyecto educativo que lo que propone, en un prinicpio, es no llenar de datos (cuando hablas de conocimiento, te refieres a datos) las cabezas de nuestros hijos e hijas, ya que retener datos es un proceso cognitivo demasiado vago y actualmente sin sentido. Por tanto, el trabajo en la era digital debe encaminarse o así lo hace saber la neurocienca cognitiva por otros procesos cognitivos (López, A. 2012) como son analizar, evaluar y decidir.

    Otra puntualización, es cierto que los niños y niñas no son versados licenciados pero estoy totalmente convencido que saben perfectamente que temas van a aprehender y que temas van aprender. Por tanto, es más que interesante tener muy en cuenta la voz del aprendiz y olvidar otras épocas.

    Antes de despedirme, te invito a que veas un vídeo de Ken Robinson – Cambiando los paradigmas, y como no quiero hacer spam, no voy a facilitar ningún enlace ni de mi blog ni del video. Sin más, me gustaría darte la enhorabuena por la entrada, es muy interesante debatir esto temas. Gracias por compartirlo.

    • T.McARRON Autor

      Estimado lector:

      Agradezco su comentario, tanto por lo que me alaba, como por lo que educadamente discrepa.

      Ciertamente, la experiencia finlandesa no es nueva. El método de la italiana Maria Montessori, a principios del pasado siglo, ya aventuraba en dirección similar.

      Al igual que usted ve en mi posición ánimo “conspiranoico”, también aprecio en el suyo sumo “buenismo”. Tal vez, esté tan equivocado yo, como lo pueda estar usted en su apreciación.

      Los seres, incluso los irracionales tienen la capacidad de captar, aunque pienso que existe una diferencia fundamental respecto a los que nos consideramos racionales. A mi juicio, radica en auspiciar al máximo el intelecto con la finalidad de aprender más y mejor.

      En esa dirección, cualquier método nuevo debe, cuando menos, gozar del beneficio de la duda. Pero no olvidemos con quien ‘jugamos’.

      Reciba un cordial saludo.