¿Y si la tierra no fuera esférica?

tierra esferica?

Difunde sin miedo

Grandes mentiras fueron en un principio inmutables verdades

 

Hola:

La mentira ha estado presente desde que el hombre es hombre. Es algo intrínseco a la cualidad humana; una obviedad en la que seguro, apreciado lector, estaremos de acuerdo. Las ha habido de todo tipo; desde aquellas que se airean a base de la iteración popular, hasta esas otras más perniciosas que son propugnadas por algún tipo de poder. Y el tamaño de la mentira es proporcional al dominio que ostenta aquel que la difunde. Es más, las grandes mentiras fueron primero inmutables verdades que sólo el paso del tiempo desenmascaró.

Son tantas las mentiras que la élite nos cuenta, que ya nada debería extrañarnos. Cualquier “verdad” pregonada desde el Poder, sea este político o fáctico, puede acabar siendo la mentira más grande jamás contada. Da igual con qué tenga que ver. Puede afectar a cualquier ámbito de la sociedad. Lo único seguro es que tras esa “verdad” se esconden intereses obscuros. De ahí el título de este artículo, porque pudiera ser que hasta en esto se nos engañe y La Tierra resulte que no es una esfera. Pero de esto hablaré más tarde. Antes me gustaría poner algunos ejemplos de esas “verdades” que nos colaron. Serán muy pocos y además contemporáneos.

El hombre de Piltdown, la gran mentira de la paleoantropología.

Todo nace a partir de unos restos óseos, formados por parte de un cráneo, una mandíbula y un diente suelto, que se encontraron en la localidad inglesa de Piltdown en 1908. Dichos restos fueron entregados al paleontólogo Smith Woodward, quien en 1912 anunció a bombo y platillo la importancia que suponía el descubrimiento; se trataba, según él, del eslabón perdido. La idea caló en la comunidad científica de la época, obsesionada e influenciada por la teoría darwiniana; tanto, que durante cuatro décadas se aceptaron como válidos por la mayoría de especialistas en ciencia paleoantropológica.

Sin duda, la pretendida similitud entre el ser humano y el simio, y el momento en que se produjo, sirvió para dar por buena toda aquella teoría, que apoyaba la selección natural como evolución de la especie. Habría que esperar hasta 1953 para que la ciencia determinara que se trataba de un fraude.


Este contenido sólo está disponible para suscriptores.
Acceda al área de miembros y regístrese.
No tiene ningún coste, y podrá acceder libremente a todos los contenidos.
Regístrese


Difunde sin miedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.